El aceite de oliva extra virgen es, en realidad, un jugo de frutas. Es el único aceite vegetal que puede ser consumido tal cual se extrae, sin procesos posteriores de refinado industrial.